Versículos sobre la muerte

Versículos-sobre-la-muerte

Todos sabemos que la muerte es una parada obligada por la que algún día transitaremos, sin embargo, al solo oír su nombre nos entra un escalofrió, nos da temor o simplemente ni siquiera nos atrevemos a pronunciarla, sobre todo cuando de alguna forma hemos experimentado un encuentro cercano a la misma, pero en sí, ¿qué representa su significado? antes que todo definamos a la muerte como el perecimiento de las funciones neurofisiológicas de un ser vivo y puede presentarse de 2 formas, la primera es debido a causas naturales y la segunda es ocasionada por efectos externos como el hombre, desastres naturales o accidentes.

Existen 3 tipos de personalidades con respecto a la muerte, la primera de ella son personas que expresan estar preparados para la misma, viven plenamente su vida y en oportunidades atentan contra su propia salud por excesos, no se cuidan o les gusta estar al limite. La segunda personalidad es todo lo contrario, su temor a la muerte no los deja disfrutar absolutamente nada, se pasan la vida pretendiendo gozarla, pero el miedo es mucho mayor a las ganas, por lo que su periodo en la tierra es efímero y finalmente encontramos a la tercera personalidad (aquí se encuentran la mayoría de las personas), la cual describe a un grupo de individuos que sienten respeto por la muerte, reconocen que algún día les tocará, pero que se enfocan en desarrollar bien sus funciones en el plano terrenal.

¿Cómo evitar sentir temor a la muerte?

El miedo no es considerado una enfermedad, pero si no es tratado puede calificarse como un trastorno, por eso es fundamental prevenir dicha situación, inicialmente debes comprender y reconocer a la muerte como un proceso de tu vida que está destinado a pasar, muchas veces se tiende a comparar con lo peor que puede suceder o un factor anormal, este error es muy recurrente porque se asocia como un evento eludible y de ninguna manera es así, en todo caso tienes que aceptar lo inevitable desde lo más profundo de tu ser, con ello tomas conciencia de la realidad, lo que te permite reducir de gran manera los niveles de ansiedad que te produce el desasosiego a morir. De este modo aprecias más lo que la vida tiene para ofrecerte, aprovechando las oportunidades y recobrando el sentido por la vida por encima de todo.

De cualquier modo, en las sagradas escrituras y por medio de estos versículos sobre la muerte que te presentamos a continuación, podrás encontrar las respuestas que necesitas para hallar el significado real de la muerte con la mejor perspectiva que existe que es la de Dios, para afrontar una dura perdida o alentar a un allegado que esté atravesando una situación similar.

1. El que cree, no morirá jamás

Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?
Juan 11:25-26


2. Por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos

De hecho, ya que la muerte vino por medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos.
1 Corintios 15:21


3. Aférrate a Dios

Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará.
Mateo 16:25


4. Si mueres con Dios, vivirás con él

Este mensaje es digno de crédito:
Si morimos con él,
también viviremos con él.
2 Timoteo 2:11


5. Todos volverán a vivir en Cristo

Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir.
1 Corintios 15:22


6. Nada podrá apartar del amor de Dios

Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.
Romanos 8:38-39


7. El Señor está en todas partes

¿A dónde podría alejarme de tu Espíritu?
¿A dónde podría huir de tu presencia?
Si subiera al cielo, allí estás tú;
si tendiera mi lecho en el fondo del abismo,
también estás allí.
Salmos 139:7-8


8. Dichosos los que resucitan al servicio de Dios

Dichosos y santos los que tienen parte en la primera resurrección. La segunda muerte no tiene poder sobre ellos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
Apocalipsis 20:6


9. En el cielo tenemos una casa eterna

De hecho, sabemos que, si esta tienda de campaña en que vivimos se deshace, tenemos de Dios un edificio, una casa eterna en el cielo, no construida por manos humanas.
2 Corintios 5:1


10. Somos del Señor

Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos o que muramos, del Señor somos.
Romanos 14:8


11. Si crees en Cristo, resucitarás primero

El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre.
1 Tesalonicenses 4:16-17


12. Vive en Cristo y morir será tu ganancia

Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia.
Filipenses 1:21


13. El amor es tan fuerte, como la muerte

Grábame como un sello sobre tu corazón;
llévame como una marca sobre tu brazo.
Fuerte es el amor, como la muerte,
y tenaz la pasión, como el sepulcro.
Como llama divina
es el fuego ardiente del amor.
Cantares 8:6


14. Antes de partir busca a Cristo

Me siento presionado por dos posibilidades: deseo partir y estar con Cristo, que es muchísimo mejor, pero por el bien de ustedes es preferible que yo permanezca en este mundo.
Filipenses 1:23-24

 


15. Encomiéndate siempre a Dios

Entonces Jesús exclamó con fuerza: ―¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu! Y al decir esto, expiró.
Lucas 23:46


16. Señor, ten compasión de mí

En el infierno, en medio de sus tormentos, el rico levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él. Así que alzó la voz y lo llamó: “Padre Abraham, ten compasión de mí y manda a Lázaro que moje la punta del dedo en agua y me refresque la lengua, porque estoy sufriendo mucho en este fuego”.
Lucas 16:23-24


17. Dios demostró su amor cuando murió por nosotros

Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.
Romanos 5:7-8


18. La muerte del cuerpo no es de temer

No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien al que puede destruir alma y cuerpo en el infierno.
Mateo 10:28


19. Dios siempre cumple

Por mi parte, yo estoy a punto de ir por el camino que todo mortal transita. Ustedes bien saben que ninguna de las buenas promesas del Señor su Dios ha dejado de cumplirse al pie de la letra. Todas se han hecho realidad, pues él no ha faltado a ninguna de ellas.
Josué 23:14


Dios nos da una lección reconfortante a través de sus propósitos, él tuvo el valor de morir en la cruz por nosotros y en todo momento nos dice que, si creemos en él y oramos con fe, nuestra muerte será la mayor ganancia y con él, tendremos una casa eterna en el cielo y la salvación.

Y si buscas consuelo por la perdida de algún ser querido no te preocupes, reflexiona y aunque por momentos el dolor se apodere de tu mente y los recuerdos añoren el estado físico de esa persona en la tierra, ten en cuenta que ahora está en un mejor lugar porque Dios así lo ha decidido, y si sientes que quieres hacer algo por esa persona, no dudes en acudir a la santa misa y orar por su alma, para que el señor le brinde su pronta purificación.

0/5 (0 Reviews)

Entradas relacionadas

Ir arriba